Mucha luz y vegetación en un bajo en Barcelona

01_-©-olga-planas-e1465995591534.jpg

Miriam Castells Studio ha realizado una profunda transformación en este piso situado en la planta baja de un edificio cercano a la Plaza Cardona, en Barcelona. Lo que antes era un piso con poca gracia y mal iluminado se ha convertido en una vivienda con mucha luz natural donde la vegetación es protagonista.La casa es de 130 m² y está situada en una finca antigua y sin reformar. Tiene un jardín y un patio que iluminaban el interior de la vivienda pero, debido a la mala distribución, no se aprovechaba bien la luz natural. El equipo de Miriam Castells ha redistribuido la planta al mismo tiempo que ha modernizado las instalaciones, lo acabados y la iluminación.02_ © olga planas03_ © olga planas04_ © olga planasAl tratarse de una planta baja, quisieron dar protagonismo a la luz natural. Para eso, y aprovechando los casi cuatro metros de altura de los techos, colocaron grandes ventanales en la zona de día y en el dormitorio principal. En el pasillo, que carecía de luz exterior, se han colocado unas aberturas en la parte superior de la paredes para potenciar la entrada de luz. Además, el patio de luces ha favorecido la iluminación de los baños y los otros dos dormitorios.12_ © olga planas13_ © olga planas14''' © olga planas15_ © olga planasOtro punto importante del proyecto es el protagonismo que han querido darle a la vegetación. Nada más entrar nos encontramos con un patio que por medio de un muro vegetal separa la zona privada del espacio público. A medida que nos adentramos en la vivienda vemos otras referencias vegetales en el patio de luces hasta llegar al jardín interior de manzana, contiguo al espacio zona que acoge el salón, el comedor y la cocina.08'_ © olga planas07'_ © olga planas06_ © olga planas09_ © olga planas10'_© olga planas11'_ © olga planas'El mosaico original de la vivienda se ha restaurado y se ha mantenido en la zona de día. En la zona de noche se ha colocado tarima, que aporta cierta calidez.Para gran parte de los muebles de la casa —armarios, estanterías y mesas— y para la cocina se ha utilizado madera de pino. La iluminación, aunque es muy variada, aporta siempre calidez a los espacios.La mesa de comedor en mármoles blancos recuperados y la lámpara de sobremesa es diseño del estudio de Miriam Castells. El resto del mobiliario son pertenencias en desuso de la familia a las que se les ha dado una segunda oportunidad.Fotografía: Olga Planas (usadas con permiso).


Entradas relacionadas: Los estilos del mundo: parada en Barcelona, Un loft de estilo industrial en Benicassim, Renovación con estilo de un piso en barcelona
[etbloominline optinid=optin4]